Arroyos y comunidades de La Pila, una historia de 200 años de abusos

Roberto Gutiérrez/El Rayo/Fotos y Redes

 

*Un pueblo sin los servicios elementales, desplazado hoy por la Zona Industrial, permitido por Gobierno y Municipio.

 

A principios del siglo XX, fueron las haciendas con sus tiendas de raya, las que redujeron a la población a simple servidumbre. Hoy a la distancia, sus construcciones, con sus cascos de hacienda y religiosos, son objeto de “elogios”, pero llevan sobre si, la explotación de los trabajadores del campo, así como de mujeres y niños que debían trabajan extenuantes jornadas en las parcelas para comer.

Esto demás de la apropiación de sus tierras, que hicieron los primeros hacendados en Arroyos, lo que luego dio origen a la Revolución de 1910.

Antes en 1865 el presidente Juárez cruzó Arroyos y comió en su hacienda, invitado por los dueños, antes de llegar a San Luis Potosí, para erigir el gobierno de la República y enfrentar al invasor francés, ordenando el fusilamiento de Maximiliano en el Cerro de Las Campanas, lo que selló la derrota de los conservadores.

Hoy mas de dos siglos después, mientras la comunidad internacional, incluido México, se asombra por el genocida de Israel en Gaza y el desplazamiento de millones de palestinos y como viven, sin agua, ni servicios médicos, ni transporte, etcétera, pero cierran los ojos a lo que pasa aquí en la Delegación de La Pila de San Luis Potosí, a solo 20 kilómetros de la capital potosina.

La existencia de las comunidades de Arroyos, Terreros, Cerritos, El Gato, Cantera, todas de alguna forma han sido abandonadas. Sin los mínimos de bienestar, que se requieren para vivir con dignidad, como agua, pavimentación, transporte, energía eléctrica, etcétera. El objetivo es negarles los servicios indispensables para desplazarlos y crecer las empresas trasnacionales y parques del primer mundo como el WTC, Millenium, Tres Naciones y Logistic, que se adueñaron de sus tierras de cultivo, agua y a cambio les dieron marginación, que hoy continúa en pleno siglo XXI.

El “camino” de entrada a todas esas comunidades es el Eje 140, una ruta tan vieja y dejada a su suerte, como la propia zona industrial, descuidado, con cientos de baches, en penumbras, sin vigilancia, “una boca de lobo” que a nadie interesa, la calle que más promesas de arreglo ha tenido de alcaldes y gobernadores, “Cada que llega un nuevo alcalde o gobernador, promete arreglarla” y nunca lo hacen.

“Esa vía, está convertida actualmente en una zona de tránsito para mover y trasladar mercancía, pasando a segundo término la población de todos esos pueblos”, situación que no ven las autoridades por el riesgo que representa para la población, el transporte de personal, los vehículos particulares etcétera.

El Eje 140 tiene lleva actualmente toda la carga vehicular del transporte pesado, que sale de las empresas y parques industriales. “Es como un candado fatídico, que incluye a las vías del Ferrocarril de la empresa Kansas City Shoutherm (KCS) que mueven la producción de las empresas trasnacionales, por lo que el tránsito y circulación de toda la población de las comunidades, se bloquea diariamente a la población, tanto para ir a trabajar, estudiar, comprar víveres, trasladar enfermos, etcétera.

“Ni el gobierno del Estado, ni el Ayuntamiento pueden hacer un puente en la zona pese al crecimiento de la movilidad”. “El Ayuntamiento mejor lo construye en las Lomas”, donde están los ricos y se olvida del pueblo y sus necesidades.

En el tema político las cosas están peor, los titulares de la Delegación de La Pila, responsable del bienestar de la población, han sido muy malos e incapaces de resolver algún problema “se echan la culpa, entre la Capital y el Gobierno del Estado”. “No, dicen a nosotros, no nos toca. Le toca al Gobierno”… y el Gobierno dice lo mismo. Pero cuando hay elecciones vienen y prometen y prometen, pero nunca cumplen, los ciudadanos lo debemos tener en cuenta.

Ante la falta de transporte público los habitantes llegaron al extremo de contratar un servicio de taxi y pagarlo entre todos, para salir de sus comunidades a estudiar o trabajar. Malos caminos, mal transporte, llegaron a pagar taxi para salir.

“Tienen 200 años, su calle principal camino Viejo a Guanajuato y esta en pésimas condiciones, igual a otras calles, los delegados han sido una farsa, ni van, ni hablan con la gente, ni hay soluciones, solo prometen y la comunidad sigue igual.

“Un ejemplo la comunidad de Arroyos tiene 10 calles, y de todas ellas ninguna ha sido pavimentada en 200 años”. “Desde que se creó la Delegación de La Pila, Ya son casi 10 administraciones, y en todas el gobierno municipal, ha tenido abandonado al poblado de Arroyos”. Han sido 5 del PRI, 4 del PAN y una del PRD, empero de todas no se ha hecho ni una. De plano es como si no tuviéramos gobierno. “eso si, solo vienen a cobrar impuestos”. Denunciaron.

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*